lunes, 31 de agosto de 2015

MESARIO AGOSTO| MONICA GAMEROS


A G O S T O


AMOR es una palabra muy pequeña para nosotros...
Cuando ya no esperas que pase nada en la vida
& lo que pasa es el amor,
con toda su vehemencia,
con toda la furia contenida por los besos,
con toda la locura que atropella cualquier indicio de razón.
¿A qué el miedo,
la búsqueda de la lógica,
la conveniencia?
Esperas silencio,
siempre observas con tus dedos
y dibujas los contornos con la mirada.
Acostumbrados al egoísmo,
somos coleccionistas adictos al amor,
lo vemos y no lo valoramos,
lo desechamos,
lo consumimos mientras sea dulce néctar y no amargo trago,
y salimos en busca de la fuga como si con ello
de verdad evitáramos la desdicha del
abandono.
El amor/ tan frágil como una hoja/ tan suave y dócil sobre la luna/ tan sutil y adictivo/
se rompe y se quiebra/ se pierde con facilidad aterradora. Luego,
resurge y nos eleva, nos sostiene en el vuelo,
nos impulsa con esperanza
y todo toma sentido,
el tiempo se encarga de ello.
Las manos se llenan de ansiedad
por acercarse a la piel y a los ojos,
son lenguas que tocan cada uno de los rasgos
que se marcan sobre el rostro de quien besa,
en su último intento por ser coincidencia
con un pedazo del universo.
Entonces el amor se asoma, se muestra, luego
se pavonea y se deja consentir, acariciar, devorar.
-Sin importar color, motivo, tiempo-
Se deja tocar sin temor,
sin condición.
* * *
Una noche duermes sola y en la siguiente puesta de sol,
una voz de hombre dice tu nombre y te acaricia.
Sabes que un día esa voz se irá,
pero te gusta creer en fantasías como el amor y éste
vive, suspira y brilla como una luciérnaga
en medio de la noche cegadora.
Los ojos bien abiertos,
ríen con el recuerdo que se vuelve un premio,
escuchas la voz que te acaricia y te piensa en la distancia,
en el tiempo que juega con el eco
mientras bebe y te recuerda.
Una noche duermo sola y tranquila,
y al siguiente fin del día,
el suspiro se vuelve insomnio,
ahogo perturbador de la noche,
granada de mano en medio del pecho
y una extraña sensación al cerrar los ojos,
una extraña sensación de que estás ahí,
al lado mío,
sonriendo con tus ojos de media luna.
* * *
Cuando me hablan del amor y sus formas
no encuentro lugar, sólo vacío.
Cuando veo sus mandamientos sobre lo que creen que es el amor
y el lugar que me brindan por ser la mujer,
veo abismo, silencio, sumisión,
y el instinto ordena la fuga, y la mente ordena el olvido,
y la lengua ordena el silencio,
siempre el silencio que abre la grieta,
que permite la escapatoria.
Cuando pienso en el amor,
sé que es una forma de existencia y así
-sin siquiera pedirlo- llegó él,
con el corazón abierto,
sin temores, sin exigencias
y con la luz resplandeciente que me da
cada vez que nos tenemos cerca...
Me entrego entera y sin decidirlo,
le entrego mi extraña forma de amar y al amarme
sonríe y me pide que lo vea a los ojos,
y me dice que el amor para mí le obliga a recordar
que soy una mujer libre, completa, plena...
Tenía que llegar un ser libre que en su corazón lleva inscrita la palabra LIBERTAD,
que en su lengua no cabe la palabra MÍA,
que en sus ojos no hay una lista de requisitos por llenar.
Iconoclastas, lo hemos destruido todo
para armar algo nuevo,
lo construimos, lo practicamos,
lo vemos crecer con cada día y cada noche,
con cada palabra y cada suspiro,
con cada latido.
Tenía que llegar un ser libre para estar conmigo,
agradezco lo que recibo y lo retribuyo sin límite, sin temor,
sin pudor que ayude al miedo que se presenta como un saboteador, aquí
le hemos desterrado,
lo hemos enviado al exilio y al desierto del olvido,
justo donde ya están los ejércitos de fantasmas
que nos acompañaban hasta que nos conocimos.
Siempre he sabido que el amor no es esa cosa retorcida de la que todos hablan,
siempre había esperado llegar al cruce donde le vería,
ya hemos avanzado, ahora
construimos un nuevo camino.
Es como si el tiempo se hubiera detenido,
para que su beso me alcance,
para que las circunstancias se conviertan coincidencia,
mientras el volcán hierve, igual que yo,
fundiéndome contigo.
* * *
Hay puertas que se abren al mismo tiempo que otras,
se nos ofrecen y podríamos asomarnos a todas
para ver qué hay o quién sale de ellas.
A veces hay algo a veces nada,
a veces un bufete y a veces
hay registro de membresía,
incluso -en algunas ocasiones-
se nos entrega la llave...
El caso es que una vez que entremos,
tengamos siempre la posibilidad de irnos o quedarnos,
así de simple,
por que la voluntad nunca sale de paseo
si no va con libertad.
* * *
Lo que es hoy no fue ayer y tal vez no exista mañana.
Si el destino no existe, existe la voluntad,
existe la elección.
* * *
Me dormí pensando en tus ojos
y desperté pensando en tu escandaloso deseo,
en tus brazos rodeando mi silencio,
en tu olfato escaneando mi piel.
Fuego y viento,
incendio que despertó la envidia del volcán
y la sorpresa del quieto barrio que, sorprendido,
pasaba de largo fuera de tu ventana,
azotada por nuestros besos.
Fuego y viento,
oxígeno intermitente del resplandeciente encuentro de nuestras libertades,
unidas por el deseo de explorarnos sin banderas ni mandatos,
sólo dos libertades que se unen y se funden
porque así lo deciden.
Fuego, viento, voluntad.
* * *
Te quiero porque me quieres libre
y sonríes y sonrío.
Ni distancia ni tiempo,
sólo fuego y viento,
voluntad incontenible,
deseo de lo imposible.
utopía de la utopía,
entregarse por completo,
ser nosotros para dejar atrás al yo,
para matar a nuestros egos.
* * *
De cuando la distancia es abismo,
infinito, como el mar, como los besos,
que estallan dentro,
que abren un hueco en medio del esternón,
abren y vacían,
me convierten abismal caverna.
Soy fuego contenido por el viento.
Como un canto horizontal, prendo una llama.
Se abre el pecho como las piernas de la ninfa,
el sátiro muta en minotauro,
la quietud se rompe, soy tormenta,
soy sirena para seducir al hombre
que navega entre mis piernas.
Gimes, gruñes,
tu pecho me aplasta en avalancha,
mis piernas te abrazan como una medusa que devora.
Tu voz canta mi ausencia.
Sabotaje, sabotaje,
la añoranza se ofrece en cicuta.
Entender esto,
entender lo que flota cada vez que te beso, es necio,
destierro de lo que aún germina.
Sabotaje sabotaje.
Caen gotas del delirio sobre tu cuerpo,
navegan dentro del mío,
van en busca de un diccionario que clasifique lo etéreo,
lo que flota sobre ti, sobre mí,
sobre los labios.
Flota,
etéreo, se vierte sobre los dos.
En ritual,
devoramos todo.
* * *
Mi primer contacto contigo, hombre,
es con tu palabra, con tus ideas,
con tu pensamiento, luego
viene un periodo de silencio en el que escucho,
y lo que escucho, es fundamental,
porque de eso pende el mañana.
Al final,
la frontera se abre cuando se abre la mirada y ahí
fue donde me encontré con el sátiro que me busca
como quien busca el universo.
* * *
Nocturno febril
Ojos cuarto menguante.
El tiempo, terremoto.
Las lenguas,
lluvia casi brizna.
Mis piernas,
dos caracoles.
Tu vientre que busca.
Tus manos que guían.
El silencio se estrella.
En el espejo no somos tú y yo,
somos nosotros,
dos sombras que arden.
Tú, cuarto menguante,
gruñes, de ti
sale un trueno.
El silencio se invierte, se fragmenta.
Yo en el medio, justo al centro, maravillada,
observo tu ser,
fascinada con tu ser, se me resbala tu ser
y las manos se me van,
ansiosas,
no hacen más que tocarte,
lascivas,
disfrutan tu cuerpo de hombre
& cuando más extasiada te miro,
más te dejas invadir por mis caprichosas manos.
Rompemos la noche.
Al centro,
está mi ahogo.
Fuego,
tu cuerpo arde, tus ojos desean,
tu voz viene del abismo,
evapora mi fiebre.
Abrazados,
contemplamos nuestra piel nueva.
* * *
Giros imposibles y estruendosos fulgores.
La mente se distrae mientras el cuerpo se convierte en el más devastador terremoto y arruina todos los muros de contención.
Abres un abismo, salto dentro
y en la caída descubro que tus manos se aferran a mí,
que tus ojos iluminan mi sombra,
que tus labios se abren y que de tu garganta
sale una voz ancestral.
Vibra mi energía,
me conviertes en marea alta.
Giros surrealistas y voces que rompen fantasmas.
Sobre el abismo caigo y extiendo la mano.
No lo hago para pedir que me detengas
sino para que caigas conmigo.
Te doy mi bocanada y me aspiras, salto dentro de tu abismo,
gajos de luz se desprenden de mí cuerpo como hojas
que caen sobre la corriente de un río nuevo.
Serpentina giro,
mi beso es galaxia,
mi voz te llama y tú
repites que eres mío.
Reina el crujido de nuestro deseo,
se quiebran nuestras murallas,
la mía cae en picada,
cada ocasión en que dices que me amas
& tus fantasmas ríen mientras nos entregamos.
La existencia es absurda y lo sabemos.
Encontrarnos en medio de un mundo sin sentido
nos convierte en kamikazes,
necios, románticos, nos encontramos y no dejamos de soñarnos.
Necios silenciosos terroristas que estallan
y fragmentan la miseria de un mundo que ya no cree en la entrega.
Necios, nos empeñamos en construir sobre las ruinas
de un mundo vacío.
Amor es una palabra muy pequeña para nosotros...
MESARIO | AGOSTO |